Telemetro Telemetro Logo

¿Cabello Afro? sí, no... depende

El Afro ha despertado, se soltó las cadenas que lo sujetaban y anda moviéndose con swing chombo.

Negra. Mulata. Morisca. Loba. Gibara. Albarazada. Cambuja. Zambiaga. Calpamulata. Tente en el aire. No te entiendo. Tornatrás. 100%... hasta 1/10 negra. El Afro aparece. En el cabello. Décadas negándolo, disfrazándolo, aplacándolo, maquillándolo. Amasándolo, según los estándares caucásicos occidentales. Quemándolo, alterando su ADN.

Estamos viviendo un buen momento. El Afro ha despertado, se soltó las cadenas que lo sujetaban y anda moviéndose con swing chombo. Delicioso. Liberador.

Primera idea: cada una hace lo que quiere. A esta vida se viene a ser feliz. Rapada, corta, suelta, alisada, planchada, afro grande, trenzas, extensiones, pelucas.

Segunda idea: somos lo que somos. Sí a las ayuditas, al glamour, a la belleza, a la comodidad y a la libertad. Pero un SÍ más grande a escucharnos a nosotras mismas que a los demás. A gustarnos nosotras mismas antes que a los demás.

Tercera idea: Fashion Victim? Pues te fregaste: el Afro está de moda. Está IN. No más excusas.


Como dicen las canciones:

"A mí me gusta andar de pelo suelto, Me gusta todo lo que sea misterio, Me gusta ir siempre en contra del viento. Si dicen blanco yo les digo negro. A mí me gusta andar de pelo suelto, Aunque me vean siempre con enredos. Me gusta todo lo que sea sincero soy real y ...".

"Lo que hay en ti no dejes ver, buena chica tú siempre debes ser. No has de abrir tu corazón. Pues ya se abrió. Libre soy, libre soy; no puedo ocultarlo más. Libre soy, libre soy; libertad sin vuelta atrás. ¿Qué más da? No me importa ya..."



"Todo aquel que piense que la vida es desigual. Tiene que saber que no es así. Que la vida es una hermosura, hay que vivirla".

Fabulosas mujeres negras en Panamá usan distintos tipos de Afro... siempre espectaculares. Es más: hay en nuestro país grupos de apoyo porque tomar la decisión de dejarse el cabello natural es un proceso emocional y físicamente estresante. Yo digo ¡DALE!