Michael Douglas les augura un futuro muy complicado a sus retoños en el cine

Cuando se trata de hablar con sus retoños acerca de sus opciones de cara al futuro, el actor Michael Douglas es partidario de no endulzar la verdad. En vista de que sus tres hijos, los dos que tiene con su mujer Catherine Zeta-Jones -Carys y Dylan- y Cameron, su primogénito, se han propuesto continuar el legado Douglas en la meca del cine, el veterano intérprete considera su obligación hacerles comprender lo difícil que les resultará ser tomados en serio con un apellido tan famoso.

"Ya hemos hablado de este tema. Ellos han visto solamente la cara buena de la moneda, pero entienden cómo funciona esta industria", ha apuntado la estrella en conversación con i newspaper, recordando que su caso es una excepción. "Si sienten la vocación de actuar y quieren dedicarse a ello, entonces estupendo, pero no será sencillo. En términos de éxito, es muy raro que se dé también en la segunda generación. O en la tercera. Así que les deseamos toda la suerte del mundo. Y siempre es agradable ver a alguien joven tan interesado en algo".

Por otra parte, el propio Michael reconocía recientemente que su padre, el legendario Kirk Douglas, y él habían estado haciendo balance de sus respectivas carreras en uno de sus últimos encuentros y no habían podido evitar emocionarse ante la perspectiva de ver a los herederos del talento familiar en acción.

En el caso de Cameron, hijo de Michael y de su exmujer Diandra Luker, su estancia en prisión de casi siete años por diversos delitos relacionados con el tráfico de drogas truncó temporalmente su intención de seguir los pasos de su progenitor y de su abuelo, pero tras ser puesto en libertad en el verano de 2016 ha volcado sus energías en recuperar el pequeño hueco que había conseguido hacerse en Hollywood antes de su encarcelamiento.

Los jóvenes Dylan, de 18 años, y Carys, de 15, todavía deberán esperar un poco más para dar rienda suelta a su vena artística, aunque al contrario que Michael, su famosa madre se muestra muy optimista acerca de sus posibilidades de ganarse la vida actuando. "Va a resultar duro para ellos porque está su abuelo, yo misma... y Michael, claro. Pero adoran todo esto, les corre por las venas, ¡y son buenos! Cada verano acuden a un campamento donde preparan musicales y obras, y disfrutan muchísimo", revelaba hace poco Catherine.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes