Cardi B se gasta su dinero cómo y en lo que quiere

La escena rap es uno de los pocos sectores del mundo del entretenimiento en general en que sus estrellas no han puesto en práctica la tendencia actual de ofrecer una imagen algo más austera y acorde con la fiebre de la corrección política que se ha apoderado de las celebridades.Figuras como Offset y sus compañeros del trío Migos, Nicki Minaj, Tyga o Cardi B -esposa del primero- siguen presumiendo abiertamente a través de las redes sociales de sus colección de vehículos de lujo, joyas de diamantes o ropa de diseñadores, pero esta última es una de las pocas que se atreve a defender ese estilo de vida por todo lo alto.

El argumento que esgrime Cardi es que ella merece darse algún que otro capricho cuando puede, aunque ese último matiz temporal puede resultar algo chocante en un primer momento debido a la inmensa fortuna que se le presupone desde que se convirtiera en una de las artistas más relevantes del momento.

Sin embargo, la intérprete se ha encargado de explicar que sus ingresos son la mitad de lo que la mayoría se imagina y que, además, cuenta con varias personas -y no solo su hija Kulture- que dependen por completo de ella económicamente."¿Sabéis qué me molesta enormemente? Odio que cuando las celebridades hacen o compran algo extravagante, siempre haya alguien en la sección de comentarios diciéndoles: 'Deberías haber donado ese dinero' o 'deberías haberlo invertido en tal o cual cosa'. ¿Quiénes son ellos para decirle a alguien lo que debe o no debe hacer con el dinero que gana con el sudor de su frente?", se ha quejado la intérprete en un vídeo publicado en sus redes sociales, en el que ha recordado que el régimen fiscal de los artistas implica que debe ganar el doble de lo que necesita para costear sus gastos.

"Nosotros solo recibimos el 45 por ciento [de sus ganancias totales] así que eso significa que para gastar medio millón de dólares tenemos que ganar al menos uno", ha recordado. "Y los artistas como yo, y muchos otros raperos que conozco personalmente, mantienen literalmente a toda su familia y esos gastos no pueden deducirse porque el IRS [el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos] no considera que eso forme parte del 'negocio'. Calculo que solo en facturas pagaré unos 250.000 ó 300.000 dólares mensuales, ¡cada mes! He intentado reducirlas, pero no es posible".

Por otra parte, Cardi ya ha demostrado que sabe diferenciar perfectamente entre gastos que puedan tener cierto sentido y otros superfluos: su hija Kulture, por ejemplo, no será uno de esos bebés de famosos con un guardarropa de ensueño y multimillonario."Es verdad que le compras ropa y prendas de diseño o de diseñadores muy caro, pero en el momento en que se las pones, devuelve o empieza a babear o directamente se cag* encima. Al final acabas poniéndole un pijama de Target [una cadena de supermercados] y en todas sus fotos o vídeos lleva puesto un maldito pijama", aseguraba hace unos días.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes