Meghan Markle no abrió ningún regalo en su "baby shower"

Al igual que en cualquier otra fiesta del bebé, los seres queridos de la duquesa de Sussex la inundaron de regalos este miércoles durante la reunión íntima que le organizaron en un exclusivo hotel de Nueva York.

A su llegada al establecimiento, que estaba rodeado de paparazzi, se pudo ver a la gran mayoría de ellos cargando con cajas o bolsas de regalo, y las imágenes que han trascendido de la futura mamá subiendo a un jet privado para regresar a Inglaterra horas después mostraban los muchos paquetes que se iba a llevar de vuelta con ella.

Sin embargo, en ese momento todavía no tenía ni idea de con qué la habían sorprendido sus amigos, ya que durante la celebración prefirió dejar de lado los obsequios y esperar a abrirlos hasta que estuviera de nuevo con su marido el príncipe Enrique, que no pudo acompañarla hasta Estados Unidos por culpa de su agenda de compromisos.

"Si te lo contara, tendría que matarte porque no ha visto ninguno. Quería esperar a hacerlo cuando Enrique y ella estuvieran juntos. No tengo ni idea de qué le compraron los demás. Creo que yo elegí algo muy bonito, pero es una persona muy privada y creo que debería ser ella la que decidiera cuánto quiere contar acerca de eso", ha explicado su amiga Gayle King, que estuvo entre los invitados, en su programa de CBS 'This Morning'.

La presentadora también ha confirmado que todos los preparativos de la jornada corrieron a cargo de la tenista Serena Williams, la estilista Jessica Mulroney, que ha vestido en varias ocasiones a la duquesa, y Genevieve Hillis, una de sus amigas más íntimas desde que tenía 17 años, y que entre todos los presentes confeccionaron varios ramos como una de las actividades de la fiesta que más tarde se enviaron a distintas organizaciones benéficas.

"Espero que no le importe que lo cuente, porque nunca había visto nada parecido en una baby shower. Trajeron a alguien para que nos explicara cómo preparar arreglos florales, todos hicimos un ramo individual y a petición de Meghan, alguien se puso en contacto con una organización de la que yo nunca había oído hablar, Repeat Roses, y todos fueron donados a distintas organizaciones benéficas. Me pareció un gesto muy dulce que refleja muy bien cómo es: una persona amable y generosa y muy dulce", ha afirmado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes