La cantante Grimes causa un gran revuelo con su supuesto entrenamiento deportivo

ETIQUETAS

Aunque siempre se puede confiar en las celebridades para que pongan de moda nuevos tipos de entrenamientos desconocidos, algunos más acertados que otros, el de la cantante Grimes resulta demasiado ridículo como para ser real.La artista canadiense ha aprovechado las nuevas fotos promocionales de la última colaboración de Stella McCartney con Adidas, de la que ella es imagen, para compartir con todos sus seguidores de Instagram la rutina deportiva que seguiría a diario y que ha dejado a los fans que se interesaron por cómo conseguía mantener su figura muy confusos.

En su mensaje, la intérprete comienza por enumerar la lista de suplementos -como el magnesio- que utilizaría para completar su alimentación y también menciona los beneficios de los tanques de aislamiento sensorial asegurando que ella suele recurrir a sesiones de entre dos y cuatro horas para visitar "otras dimensiones pasadas, presentes y futuras". Aunque algunos de los consejos y ejercicios que menciona, como realizar estiramientos durante 45 minutos o utilizar un humidificador para dormir, resultan bastante comunes, a partir de ese punto los detalles de su supuesto entrenamiento se vuelven más y más extraños: Grimes asegura, por ejemplo, que practica lucha con espadas entre una o dos horas por las tardes.

En un principio, ese podría considerarse un tipo de arte marcial como otro cualquiera que le permitiera divertirse al mismo tiempo que trabaja los oblicuos, los tríceps y la estabilidad o el 'core', pero el hecho de que afirme que su profesor es ni más ni menos que James Lew, un reputado actor y especialista de 66 años, resulta algo más chocante.

También menciona sesiones de gritos que se alargarían entre 20 y 25 minutos y el uso de luces infrarrojas en su estudio para convertirlo en una especie de sauna.Por si llegados a ese punto aún quedaba alguna duda de si estaba hablando en serio o no, Grimes ha concluido su publicación comentando de pasada que se ha sometido a una cirugía experimental para eliminar el color azul de su visión, que consistiría en sustituir la capa exterior del globo ocular por un "polímero naranja ultra-flexible" -cuya invención atribuye a una amiga y a sí misma- con el objetivo de curar la "depresión" asociada al cambio de estaciones.

Pese a que ella no ha querido pronunciarse al respeto, ese surrealista 'comunicado' acerca de su estado físico y su salud bien podría ser una sátira de las entrevistas que conceden otros famosos acerca de las muchas horas que dedican a cuidar su cuerpo y los extremos a los que están dispuestos a llegar.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes