El generoso regalo de Meghan Markle a las madres de sus pajes y damas de honor

La exactriz y ahora duquesa de Sussex Meghan Markle no ha dudado en agasajar a tres de las mujeres más importantes de su histórica boda del sábado pasado con el príncipe Enrique -Catalina de Cambridge, Jessica Mulroney y Benita Litt- con la entrega de unos sofisticados brazaletes de oro que ella misma encargó a una de sus diseñadoras preferidas, Lisette Polny: y todo ello a modo de agradecimiento por el importante papel que jugaron sus respectivos hijos en la ceremonia nupcial.

La pieza en cuestión se llama 'The Kensington' y, como ha explicado la creadora de tan significativa joya en conversación con la revista People, esta se encuentra ya a la venta en la tienda virtual de su firma Zofia Day a un precio de 450 dólares -335 libras o 382 euros-, una cantidad que, pese a ser bastante elevada, probablemente no desanimará a los simpatizantes más acérrimos de la familia real dado el profundo simbolismo que encierra.

"Ha sido todo un honor para mí formar parte de este momento histórico, y sobre todo que mis piezas hayan sido dadas como regalo para conmemorar una ocasión tan especial", ha declarado la reputada maestra joyera a la misma publicación, antes de aclarar que Meghan supervisó y aprobó personalmente el diseño antes de que las piezas fueran fabricadas y entregadas a sus destinatarias.

Por otro lado, las seis niñas que formaron parte de su séquito de damitas de honor -incluida la princesa Carlota, hija de los duques de Cambridge- podrán quedarse como recuerdo del gran día los adorables zapatos de cuero de la firma Aquazurra que contenían las iniciales de cada una y la fecha del enlaceHay que recordar que la mencionada Carlota y el príncipe Jorge -primogénito de Guillermo y Catalina- formaron parte del miniejército de niños que acompañaron a la novia a su entrada a la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, asegurándose los más mayores de que el velo permanecía en todo momento perfectamente extendido y, los más pequeños sosteniendo unos sofisticados ramos que contenían, entre otras, las flores predilectas de la malograda Diana de Gales.

"El duque y la duquesa de Sussex quieren dar las gracias a todos aquellos que participaron y que formaron parte de las celebraciones por su boda. Ambos se sienten muy afortunados de haber podido compartir con su gran día con todos ellos, así como con aquellos que vieron la ceremonia en televisión a lo largo del Reino Unido, la Commonwealth y el mundo entero", reza el comunicado que emitió el palacio de Kensington en nombre de los novios poco después del enlace.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes