Ariana Grande defiende su actuación en celebraciones del Orgullo de Mánchester

La semana pasada se anunció que Ariana Grande regresaría el próximo mes de agosto a Mánchester, dos años después del terrible ataque terrorista que se cobró la vida de 23 de sus fans durante uno de sus conciertos, para sumarse a las celebraciones del Día del Orgullo.

Su elección para animar parte de las jornadas que teñirán con los colores del arcoiris la ciudad británica no ha sido recibida sin cierto recelo por quienes consideran que una joven estadounidense y heterosexual no es precisamente la más indicada para convertirse en el rostro de la celebración. Otros también se han quejado de que las entradas han doblado su precio en comparación con 2018, probablemente al tratarse de un espectáculo que contará con una de las estrellas más famosas del momento.

Ariana, por su parte, ha querido salir al paso de la polémica en sus redes sociales para recordar, por una parte, los lazos que mantiene con la comunidad desde sus inicios en los escenarios de Broadway, y demostrar por otra que ha estado siguiendo de cerca y prestando atención a su opinión.

"La comunidad LGBTQ ha sido muy especial para mí y me ha apoyado a lo largo de toda mi carrera. La relación que mantengo con mis fans LGBTQ, mis amigos y mi familia me llena de alegría. Por eso quiero apoyar y celebrar a esa comunidad, sin importar cuál sea mi identidad o cómo me etiquete otra gente. También quiero volver a visitar una ciudad que guarda un significado muy importante para mí. La visibilidad y representación son vitales, y yo siempre me he sentido orgullosa de compartir escenario con artistas LGBTQ".

De paso, también ha recordado que otras cantantes antes que ella han realizado apariciones en eventos muy similares sin que se generara tan polémica, lo que le ayudaba a reivindicar indirectamente que ella vaya a seguir sus mismos pasos: "A lo largo de los años, los eventos del orgullo han sido encabezados por artistas e intérpretes de todas las orientaciones sexuales y géneros, incluyendo a aliados heteros de la comunidad como Cher o Kylie Minogue", ha razonado en su mensaje.

Pese a que la estrella del pop considere que comparar su elección para abrir el festival como cabeza de cartel con una forma de 'explotación' de la comunidad gay es ir demasiado lejos, no deja de respetar que algunos opinen que otros músicos merecerían ese honor más que ella."No sostengo que sea una heroína para ese grupo de personas o la imagen de la lucha por sus derechos, lo único que quiero es organizar un espectáculo que haga que mis fans LGBTQ se sientan especiales, queridos y apoyados. Eso es todo", ha concluido.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes