Alabama: Ley antiaborto provoca batalla política y legal

La gobernadora republicana de Alabama, Kay Ivey, se negó a revelar si sancionará un proyecto de ley que prohíbe el aborto en casi todos los casos, y que fue aprobado por la legislatura.

Ivey dijo a la prensa el miércoles que estudiará el proyecto antes de anunciar su decisión, y añadió que los posibles costos legales no deben detener “los esfuerzos para proteger a los no nacidos”.

Los legisladores estatales aprobaron un proyecto que penalizará la interrupción del embarazo en cualquier fase, sin apenas excepciones.

Los partidarios de la medida dicen que esperan generar un caso judicial para desafiar el fallo de la Corte Suprema de 1973 llamado Roe vs Wade que legalizó el aborto en todo el país.

Una de las impulsoras de la iniciativa, la legisladora republicana Terri Collins, espera que la dirigente apoye la prohibición. La descompensada votación sugiere que podría superarse con facilidad un posible veto.

"Roe vs. Wade ha terminado con la vida de millones de niños”, dijo el senador republicano de Alabama Clyde Chambliss en un comunicado. "Aunque no podemos deshacer el daño causado por las décadas de precedentes legales en base a Roe, este proyecto de ley tiene la oportunidad de salvar las vidas de millones de no nacidos”.

Los demócratas de la cámara estatal criticaron a sus homólogos republicanos.

"El estado de Alabama debería avergonzarse de sí mismo. Deberían avergonzarse. Mírense al espejo”, manifestó el senador Bobby Singleton. "Las mujeres de este estado no se merecían esto. Todo esto es una cuestión política”.

El proyecto de ley hará que la interrupción de un embarazo sea un delito sancionable con hasta 99 años de cárcel o cadena perpetua para quien lo realice. La única excepción serían los casos en los que la salud de la mujer esté en grave peligro. De acuerdo con la norma, quienes busquen o se sometan a un aborto no serán castigadas.

Kentucky, Mississippi, Ohio y Georgia han aprobado leyes que prohíben abortar una vez se detecta latido fetal, algo que suele ocurrir en torno a la sexta semana de gestación. La norma de Alabama va más allá al vetar la práctica por completo.

Los senadores estatales rechazaron un intento de añadir una enmienda para el caso de una violación o incesto, que fue rechazada por 21-11.

En el exterior del Senado, unas 50 personas se manifestaron cantado "¿De quién es la elección? Es nuestra elección". Varias mujeres estaban vestidas como los personajes de "The Handmaid's Tale", una novela convertida en serie de televisión que describe un futuro distópico en el que las mujeres fértiles son obligadas a concebir.

Si el proyecto de ley es sancionado por la gobernadora, entrará en vigor en seis meses. Los críticos ya anunciaron que la recurrirán ante los tribunales de inmediato. Randall Marshall, director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de Alabama, dijo que están redactando una denuncia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes