Candidato de Trump a junta de la Fed retira su candidatura por falta de apoyo

El republicano Herman Cain, que fue candidato a la Presidencia de EE.UU. en 2012, retiró su candidatura a la junta de la Reserva Federal (Fed) por falta de apoyos, dado que varios senadores anunciaron que no respaldarían su nominación a propuesta de Donald Trump.

"Mi amigo Herman Cain, un hombre verdaderamente maravilloso, me ha pedido que no lo nombre para un puesto en la junta de la Reserva Federal. Respetaré sus deseos. ¡Herman es un gran estadounidense que realmente ama a nuestro país!", señaló este lunes Trump en su cuenta de Twitter.

El gobernante anunció hace unas semanas que nominaría a Cain para ocupar una de las siete plazas de la junta de la Fed, aunque la Casa Blanca aún no había oficializado su candidatura.

Las nominaciones a cargos de la Fed deben ser ratificadas por el Senado, cámara en la que varios de sus integrantes republicanos ya habían advertido que no votarían a favor de Cain en caso de que fuese propuesto por Trump.

De hecho, fueron los senadores republicanos Kevin Cramer, Mitt Romney, Lisa Murkowski y Cory Gardner quienes dijeron la semana pasada que no darían el visto bueno a la nominación de Cain por diferentes motivos.

"No creo que Herman Cain vaya a ser confirmado por el Senado, y pienso que el presidente debería ser más sabio para encontrar a alguien que sea menos partidista y más experimentado en el mundo de la economía", apuntó Romney la semana pasada.

Economistas e inversores de Wall Street, según medios locales, han cuestionado la cualificación de Cain para ocupar una plaza en el Banco Central estadounidense al recordar las múltiples acusaciones de acoso sexual y mala conducta que descarrilaron su campaña presidencial en 2012.

Cain ha negado siempre las acusaciones, pero hace unas semanas trascendió que una de sus supuestas víctimas estaba dispuesta a testificar en su contra en una hipotética audiencia de confirmación en la Cámara Alta.

La retirada de la candidatura de Cain a la junta de la Fed supone un revés al esfuerzo de Trump por instalar aliados políticos en el Banco Central.

Trump ha criticado fuertemente al organismo regulador y a su presidente, Jerome Powell, en los últimos meses por haber subido los tipos de interés hasta en cuatro ocasiones en 2018, rompiendo así con la tradición que marcaba que el presidente no comentaba las decisiones de la Fed para mantener su espíritu independiente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes