Cejil teme una "masacre mayor" en Nicaragua tras escalada de violencia

La directora para Centroamérica y México del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), Marcia Aguiluz, dijo hoy que teme una "masacre mayor" en Nicaragua, donde ha arreciado la violencia en el marco de una crisis que ha dejado más 100 muertos desde abril según datos de ONG.

En una entrevista con Efe este jueves, Aguiluz argumentó que "en este momento está completamente suspendido el diálogo" nacional que se había instalado para solventar la crisis, el Episcopado, mediador del proceso, ha dicho que no se reanudará mientras se mantenga la represión, y "el Gobierno con sus manifestaciones dice que no va a dar marcha atrás".

En ese contexto, "no veo una salida y eso es muy problemático", dijo Aguiluz, sin ocultar su consternación ante "la cantidad de personas asesinadas ayer", al menos 15 en diversos incidentes en el país según cifras confirmadas por el Gobierno, lo que calificó como un episodio "absolutamente aterrador".

"La verdad es que nosotros no habíamos visto esa situación de violencia ni en Nicaragua ni en muchos países de la región, en tan corto tiempo ni con tales niveles de barbarie. Estamos recibiendo información de parte de los manifestantes de (que hay) personas que están específicamente disparando a matar", afirmó la directiva del Cejil.

"No tengo palabras para describir nuestro nivel de preocupación y frustración", añadió, al resaltar que la escalada de violencia del miércoles coincidió con el anuncio de un acuerdo entre la OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Gobierno de Nicaragua para crear un grupo que investigue los hechos de violencia de las últimas seis semanas.

Aguiluz enfatizó en que es "preocupante que, por una parte, el Gobierno acepte la conformación de un grupo de investigación" con la Organización de Estados Americanos (OEA), "pero por otra parte no controle a las fuerzas, que están reprimiendo a la población".

Criticó con dureza las declaraciones de este jueves del canciller nicaragüense, Denis Moncada, quien responsabilizó de la "violencia delincuencial" que azota al país desde hace más de seis semanas a "grupos políticos de oposición con agendas políticas específicas", y negó la existencia de "fuerzas de choque ni grupos paramilitares afines al Gobierno".

Esas fuerzas de choque y grupos paramilitares afines al Gobierno de Daniel Ortega son señalados por sectores de la sociedad civil nicaragüense y por ONG locales e internacionales de ser los responsables de la gran mayoría de las muertes de las más de un centenar de muertes que registran los organismos humanitarios desde que estalló la crisis, el pasado 18 de abril.

Las declaraciones de Moncada "no se sostienen", sentenció Aguiluz, que recordó que el Ejecutivo de Ortega no hizo "ningún cuestionamiento respecto a este tipo de grupos parapoliciales" cuando la CIDH "puso sobre la mesa su existencia" y recomendó que fueran desmantelados.

El mismo día que la CIDH hace sus recomendaciones al término de una visita a Nicaragua, recalcó, "el Estado acepta que va a cumplir con esas recomendaciones", por lo que constituye una "posición insostenible que ahora venga el Gobierno y diga que niega que existan" los grupos parapoliciales, "y que niegue tenga algún tipo de responsabilidad" en la violencia.

"Y están los cientos de testimonios que dan fe de cómo actúan estos grupos con la absoluta tolerancia del Estado, que llegan protegidos por la Policía y con estrategias armadas: primero actúan ellos (los grupos parapoliciales), luego llega la Policía, hay policías que los observan inclusive trabajar y no hacen nada", relató la directora regional del Cejil.

Aguiluz recalcó el carácter "no violento" de los manifestantes en Nicaragua, que son "pobladores, son mujeres, niños, estudiantes".

Ante la posibilidad de una eventual guerra civil en el país centroamericano, un escenario que no descartan analistas consultados por Efe, la activista expresó que no lo ve posible.

"Yo no me atrevería a decir que (puede haber) una guerra civil, porque las personas que se han estado manifestando no tienen condiciones en este momento para hacerla", declaró Aguiluz.

Lo que sí anticipa la directora de Cejil que puede ocurrir en Nicaragua es "una masacre, más de lo que ya está ocurriendo, porque lamentablemente quien tiene las fuerzas de seguridad y todo el poder es el Estado. No veo a los pobladores con capacidad de sostener un guerra civil".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes