Elecciones argentinas rumbo a polarización entre Macri y oposición peronista

El proceso electoral en Argentina se encamina a la polarización entre la coalición opositora del kirchnerismo con otras fuerzas del peronismo, y la alianza ampliada que postula la reelección del presidente liberal Mauricio Macri en los comicios de octubre.

El miércoles venció el plazo para inscribir partidos y frentes. Frente de Todos es el nombre elegido para la coalición de partidos de la expresidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner con el Frente Renovador, del centrista Sergio Massa, exjefe de gabinete de la exmandataria con quien luego se enfrentó y ahora vuelve a aliarse.

Macri causó un impacto el martes al elegir como compañero de fórmula a un peronista, el senador Miguel Ángel Pichetto, en una jugada que implicó ampliar la agrupación oficialista Cambiemos. El nombre de la nueva fuerza es Juntos por el Cambio.

"Macri ha sorprendido. Pichetto no le va a agregar votos ni sacar. Pero tiene mucha experiencia en la política y capacidad de diálogo con gobernadores y legisladores. Es un hombre para la gobernabilidad sobre todo para después de las elecciones si el oficialismo gana", dijo a la AFP el analista y consultor Ricardo Rouvier.

Este miércoles, los mercados volvieron a escalar por segundo día consecutivo tras el anuncio de la fórmula Macri-Pichetto, con un avance del 6,22% en el índice principal, luego de un alza del 5,02% el martes.

La acción de Macri fue la contrapartida de la sorprendente decisión de Kirchner del 18 de mayo, cuando se lanzó como candidata a vicepresidenta y elevó al primer lugar en la fórmula a su exjefe de gabinete Alberto Fernández.

Así, Cristina, como se la llama popularmente, delegó el puesto natural de candidata presidencial en una figura más moderada y dialoguista.

Poco antes de cumplirse el límite legal para presentar las alianzas en la justicia electoral, Fernández selló este miércoles la unidad con Sergio Massa, aunque éste aún no definió si competirá en las primarias con fórmula presidencial propia o se sumará a la de Fernández-Kirchner.

Macri plantea la elección como un dilema. "Los argentinos nos enfrentamos a una oportunidad histórica para consolidar nuestra democracia. En las próximas elecciones decidiremos si queremos vivir en una república o volver a un autoritarismo populista", dijo al anunciar la postulación de Pichetto.

Menos tajante, Massa dijo tras su encuentro con Fernández, que el Frente para todos pretende mostrar que "Argentina se pone de pie y que deja de ponerse de rodillas frente a acreedores y al Fondo Monetario (Internacional) y que puede tener un programa económico que ponga el centro en el trabajo y la producción".

"Las elecciones se convierten en una carrera de solo dos caballos, entre Macri y Fernández", señaló este miércoles en un informe la consultora Eurasia Group.

Y la carrera luce por el momento cabeza a cabeza, pues Fernández reúne un 35,2% de las intenciones de voto y Macri un 34,9%, según un estudio reciente de la consultora Management & Fit sobre un universo de 2.000 personas.

En coincidencia, el analista político Sergio Berensztein afirmó que "las dos grandes coaliciones se están preparando para disputar el poder".

El tercero en discordia según los sondeos, Roberto Lavagna, otro peronista que se postula a la presidencia, apenas atrae entre 6% y 8% de la intención de voto.

Exministro de Economía, Lavagna es el padre de la reestructuración del 76% de la deuda en default en 2006. Se presentará en alianza con socialistas provinciales y disidentes del peronismo. Su candidato a vice es un peronista liberal, el gobernador de Salta (norte), Juan Manuel Urtubey.

Ya se incribieron el frente Despertar (derecha), liderado por el economista ultraliberal José Luis Espert, y el Frente de Izquierda y los Trabajadores, que reúne a la izquierda radicalizada.

La mayoría de los observadores coincide en que corren vientos de prudencia en el fragor político frente a la crisis económica que azota al país con recesión, inflación, desempleo y endeudamiento.

"Al margen de las candidaturas, hay un giro en la política al pragmatismo, la moderación y al centro. Alberto Fernández es lo más moderado que podía mostrar Cristina", comentó Berensztein.

En la alianza macrista participan con fuerte presencia territorial en cada distrito la socialdemócrata Unión Cívica Radical (UCR).

El primer turno de votación se realizará el 11 de agosto con las primarias abiertas y obligatorias, meramente testimoniales pues la casi totalidad de los candidatos ya tienen el aval de sus partidos y alianzas.

La primera vuelta está prevista para el 27 de octubre, cuando también se renueve la mitad de la cámara de Diputados y un tercio del Senado. El eventual balotaje será el 24 de noviembre.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes