Indígenas mexicanos condenan plagio cultural en colección de Carolina Herrera

El Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) de México rechazó este viernes que la colección Resort 2020 de la marca Carolina Herrera represente un homenaje a la cultura de las comunidades originarias del país y la acusó de plagiar y lucrar con su identidad.

"Denunciamos que el presunto homenaje a la cultura mexicana, es un pretexto o intento de justificación para plagiar y lucrar con la propiedad de los pueblos", apuntó el INPI mediante un comunicado de prensa.

El INPI condenó enérgicamente el plagio "debido a que vulnera su derecho fundamental a conservar y proteger su patrimonio cultural e identidad" y anticipo que "examinará las posibilidades de interponer las acciones legales que procedan para defender los derechos e intereses de las comunidades afectadas".

El Instituto denunció el plagio de bordados indígenas de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo), de los bordados del Istmo de Tehuantepec (Oaxaca) y del sarape de Saltillo (Coahuila) en las prendas de la colección Resort 2020, de Wes Gordon.

Este plagio se ha dado en perjuicio de las comunidades indígenas y en detrimento de la propiedad de su patrimonio cultural, aseguró le institución mexicana.

Sostuvo que los diseños indígenas "son producto de su historia, identidad, conocimientos y cosmovisión, por lo que su uso por terceros sin su autorización constituye un acto violatorio de los derechos humanos y se traduce en una muestra de la opresión y mentalidad colonizadora con la que se sigue tratando a los pueblos indígenas".

El Instituto citó el artículo 31 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que señala que corresponde a los pueblos el derecho de "mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural".

En consecuencia, "el consentimiento de los pueblos es requisito indispensable para que terceros ocupen sus diseños y creaciones artísticas y en todos los casos deben participar de los beneficios que éstos generen".

El Gobierno de México envió a media semana una carta a la firma en espera de una explicación y dijo que no era una acusación directa sino que, ante la duda, se determinó preguntar para conocer el proceso de creación de la colección Resort 2020, de Wes Gordon.

En respuesta, Gordon, director creativo de Carolina Herrera, aseguró en un comunicado que las prendas rinden un homenaje a la "riqueza cultural mexicana" y reconoció el "maravilloso y diverso trabajo artesanal" del país latinoamericano.

El de Carolina Herrera no es el único caso que el Gobierno mexicano ha considerado un plagio. Zara, Mango, Isabel Marant, Louis Vuitton y Michael Kors, Santa Marguerite o Etoile han sido algunas de las firmas que han recibido anteriormente una llamada de atención desde México, que desde el pasado mes de noviembre trabaja en una ley que salvaguarde la cultura indígena. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes