Invitan a OEA a retomar trabajo de reformas electorales en Nicaragua

El Gobierno de Nicaragua y una alianza opositora acordaron este miércoles invitar a la Secretaría General de la OEA a retomar el trabajo de reformas al sistema electoral de este país centroamericano.

"La mesa de negociación ha decidido hacer una invitación formal a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos para retomar el trabajo en el tema de reformas electorales", según un comunicado conjunto aprobado durante la sesión de hoy.

En esa negociación que mantiene el Ejecutivo nicaragüense con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia participó el uruguayo Luis Ángel Rosadilla, enviado especial del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Las partes explicaron que durante la sesión de hoy, "gracias a las gestiones" del nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, que actúa como testigo y acompañante internacional, de Rosadilla, "y dado el acercamiento de posiciones alcanzado, se logró retomar el proceso de negociación" en el campus del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en el sur de Managua.

Esos acercamientos, según las partes, tienen que ver con la decisión del Gobierno de Ortega "de liberar en un plazo no mayor de 90 días a todas las personas detenidas y presas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril del 2018, de conformidad con el ordenamiento jurídico del país", según leyó el delegado de la Secretaría General de la OEA.

El número de manifestantes presos alcanza los 802 en Nicaragua, según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos.

El Gobierno mantiene la cifra de manifestantes presos en 340, pero no los reconoce como "presos políticos", sino como "terroristas", "golpistas" o reos "comunes".

Asimismo, la mesa de negociación acordó hacer una invitación formal al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para que acompañe a la mesa en el proceso de liberación de todas las personas presas o detenidas.

Por tanto, las partes convinieron "desarrollar a lo inmediato y de manera simultánea los temas de liberación de todas las personas presas y detenidas, y de la democracia y reformas electorales", según esa parte leída por el nuncio apostólico.

Durante una comparecencia de prensa en presencia del pleno de los negociadores, las partes anunciaron una agenda de negociación que será desarrollada con amplitud en la mesa de conversaciones y que dieron a conocer en orden alfabético.

El primero es fortalecer la democracia y reformas electorales para la realización de procesos electorales.

El segundo es fortalecer los derechos y garantías ciudadanas, y el tercero la liberación, dentro de un plazo máximo de 90 días, de conformidad con el ordenamiento jurídico del país, de todas las personas presas y detenidas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril del 2018.

El cuarto punto será referido al tema de la verdad, justicia, reparación y no repetición.

Los otros puntos de agenda serán los mecanismos de implementación de los acuerdos, y realizar las gestiones internacionales para la obtención de apoyos a la implementación de los mismos.

"En su momento, y de común acuerdo entre las partes, se hará un llamado a la comunidad internacional a suspender sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población", acordaron en el último punto.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes