Migrantes deben esperar afuera de estaciones de autobuses

La empresa de autobuses Greyhound ya no permite que las autoridades de inmigración dejen a las familias inmigrantes dentro de las estaciones, lo que obliga a los inmigrantes recién liberados a esperar afuera hasta que consigan un boleto.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, ICE por sus siglas en inglés, confirmó a The Associated Press el viernes que le habían pedido que dejar a los inmigrantes afuera en vez de adentro de las instalaciones.

El ICE ha dejado durante muchos años a inmigrantes dentro de estaciones de Greyhound, mayormente en Phoenix, tras dejarlos en libertad mientras esperan su próxima audiencia en corte, muchas veces por asilo. De las estaciones, viajan a sus destinos finales en Estados Unidos.

La portavoz de Greyhound, Crystal Booker, dijo que la empresa está experimentando un "aumento sin precedente de personas" en algunas terminales de autobuses y que los viajeros necesitan tener un boleto para abordar un autobús. Esta medida rige para todos, añadió.

"Nuestra prioridad es llevar a nuestros clientes a sus destinos de manera segura y eficiente", dijo Booker en un comunicado.

A los inmigrantes que son puestos en libertad por ICE generalmente no se les avisa de antemano que van a ser liberados, así que no pueden hacer arreglos de viaje sino hasta que llegan a la terminal. La mayoría de ellos tampoco tienen dinero y tienen que esperar que un pariente o una organización intercesora les compre un boleto.

Una gran cantidad de familias centroamericanas han viajado a Estados Unidos en los últimos meses, muchos de ellos en busca de asilo tras escapar de la violencia y la pobreza.

Solo en Arizona se procesó la liberación de unas 14.500 personas que llegaron como familias entre el 21 de diciembre del 2018 y el 5 de marzo, de acuerdo con el ICE.

La agencia federal depende de organizaciones voluntarias para que ayuden a las familias con arreglos de viaje y comida.

Afuera de la estación de Phoenix, unos 15 adultos y cinco niños esperaban el jueves en un área con sombra cerca del estacionamiento. Algunos de ellos dijeron que habían estado allí durante unas siete horas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes