Miles de personas se manifiestan en Francia para defender al Aquarius

Miles de personas se manifestaron hoy en varias ciudades francesas en favor del barco de salvamento marítimo Aquarius y para pedir que algún país acceda a darle su bandera para que pueda seguir rescatando a inmigrantes en el Mediterráneo.

La organización SOS Mediterranée -una de las dos ONG que fleta el barco junto a Médicos Sin Fronteras- señaló que hubo movilizaciones en 57 ciudades de toda Europa, especialmente en Francia.

Las mayores concentraciones en este país tuvieron lugar en Marsella (sureste de Francia), donde se halla amarrado el barco desde que Panamá anunció que le retiraba el pabellón, en Montpellier (sur) y en París.

En la plaza de la República de la capital francesa, más de un millar de personas enarbolaron pancartas en favor del barco y cantaron eslóganes críticos con el Gobierno del presidente Emmanuel Macron.

"Salvad el salvamento", "Europa: la inacción es criminal", o "¿Sois Charlie? Sed Aquarius" (en alusión al popular eslogan "Yo soy Charlie" por la revista atacada por yihadistas en 2015) fueron algunos de los carteles que empuñaban los manifestantes, vestidos en su mayoría de naranja.

"Defiendo que Francia le dé un pabellón al Aquarius. Lo que pasó la primera vez que Italia no le dejó atracar en sus costas fue vergonzoso. Menos mal que España accedió a acogerlo", dijo a Efe el médico Albert Herskowicz.

Este manifestante se mostró "muy insatisfecho" con la gestión que Macron ha hecho de la crisis migratoria y consideró que el presidente, por quien votó en la segunda vuelta de las presidenciales, "ha traicionado nuestras esperanzas".

También criticó el ataque que sufrieron ayer los locales de SOS Mediterranée en Marsella por parte de militantes de ultraderecha, a quienes "se les ha permitido demasiado tiempo hacer ese tipo de estupideces".

Por su lado, el sindicalista Patrick Rummler opinó en declaraciones a Efe que Macron tiene un doble discurso para mostrarse por un lado como el defensor de los inmigrantes y por el otro no hacer nada por ayudarles.

Consideró que "no es necesario" que el Aquarius obtenga la bandera de Francia, ya que podría ser cualquier país europeo, aunque tampoco se mostró contrario.

Hace dos días, en un mensaje en su cuenta de Twitter, SOS Mediterranée informó de la llegada a Marsella del barco y reiteró el llamamiento a los gobiernos europeos "para que nos permitan continuar nuestra misión de salvamento atribuyendo un pabellón al Aquarius, decidido a hacerse al mar lo más pronto posible".

SOS Mediterranée y Médicos sin Fronteras (MSF) han lanzado una campaña internacional para que algún país les conceda su bandera con la que poder navegar después de que se la retirara Panamá, según la versión de las dos ONG por presiones del Gobierno italiano. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes