Presunto receptor de sobornos de Odebrecht en Andorra no podrá salir de Perú

Miguel Atala, exvicepresidente de la petrolera estatal peruana Petroperú, no podrá salir del país durante un año mientras continúan las investigaciones por presuntamente haber recibido en la Banca Privada de Andorra más de un millón de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El juez Juan Carlos Sánchez ordenó el impedimento de salida del país para garantizar que el alto funcionario durante el segundo Gobierno del expresidente Alan García (2006-2011) no se fugue y afronte su imputación por presunto lavado de activos.

El magistrado, a cargo del Sistema Especializado en Corrupción de Funcionarios (SECF), solo aceptó doce de los dieciocho meses de vigencia de la medida que solicitaba la Fiscalía Supraprovincial Especializada en Corrupción de Funcionarios al considerar que la etapa preliminar de investigación ya lleva doce meses en marcha.

En su alegato, Atala intentó convencer al magistrado de que no existe peligro de fuga y de que siempre ha estado dispuesto a colaborar con la Fiscalía.

"Vivo feliz en mi país, no voy a huir", dijo.

La resolución del juez será apelada de manera íntegra por Atala y de manera parcial por la Fiscalía, que solo recurrirá el plazo de la medida.

El caso Odebrecht constituye el mayor escándalo de corrupción de la historia de Latinoamérica, con sobornos pagados por la empresa brasileña a cambio de adjudicarse millonarios contratos en obras públicas.

En Perú la investigación sobre los sobornos de Odebrecht abarca el período entre 2005 y 2014, que comprende los mandatos presidenciales de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

Las investigaciones se centran en rastrear los sobornos pagados por Odebrecht en una red de empresas abiertas en paraísos fiscales y en la financiación irregular de las campañas para las elecciones presidenciales de los principales líderes políticos del país. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes