Ryan dice que le incomoda separación de familias inmigrantes

El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan dijo el jueves que le incomoda una política del gobierno de Donald Trump que separa a niños y padres en la frontera con México, en momentos en que sus correligionarios en la cámara, bajo presiones crecientes para lidiar con la crisis humanitaria, se apresuran a finalizar una nueva propuesta de ley de inmigración.

"No queremos que los niños sean separados de sus padres”, dijo el republicano Ryan, que no obstante dijo que la política es determinada por un fallo judicial que impide que los niños que entran ilegalmente al país queden detenidos por largos períodos.

La líder de la minoría demócrata en la cámara baja Nancy Pelosi respondió diciendo que el presidente Trump “puede suspender esa práctica en un instante”. Dijo que la política de separación implementada por el gobierno es “bárbara” y “debe cesar”.

Los republicanos enfrentan crecientes presiones para responder a la crisis humanitaria en la frontera. Reportes noticiosos han resaltado que familias están siendo separadas tras ingresar ilegalmente al país desde México. Muchas de esas familias buscan asilo en Estados Unidos.

La política de separación se ha vuelto un punto de contención en momentos en que los líderes republicanos en la cámara tratan de elaborar una propuesta de ley sobre inmigración que sea aceptable por sus facciones conservadora y moderada. La propuesta busca lidiar con asuntos espinosos que han enredado al Congreso durante años.

El senador republicano James Lankford dijo en Twitter el jueves que le dijo a un constituyente que “le voy a pedir a la Casa Blanca que mantengamos unidas a las familias lo más que se pueda”.

Históricamente, los inmigrantes detenidos en la frontera sin antecedentes delictivos graves han sido excarcelados mientras se procesan sus solicitudes de asilo o refugio. Pero el gobierno de Trump ha ordenado detener a más personas, incluyendo a los solicitantes de asilo.

Bajo la nueva política de “cero tolerancia” del gobierno, los padres que son acusados penalmente de ingresar ilegalmente al país son separados de sus hijos mientras están bajo arresto. Los niños usualmente les son entregados a otros familiares o a las autoridades de custodia infantil.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes