Significativo homenaje a la resistencia antinazi en Alemania

Alemania conmemorará el 75to aniversario del complot más famoso para asesinar a Adolf Hitler homenajeando a miembros de la resistencia antinazi, que fueron estigmatizados por décadas, presentándolos como pilares de la democracia moderna en momentos en que aumenta la inquietud ante el resurgimiento de la extrema derecha.

La canciller Angela Merkel, quien hablará el sábado en la jura de unos 400 soldados antes de hacerlo en la ceremonia recordatoria, rindió homenaje antes del aniversario el líder del complot, el coronel Claus von Stauffenberg y a sus colaboradores, resaltando su importancia en la Alemania moderna.

“Solo si entendemos el pasado podemos construir un buen futuro”, manifestó.

Von Stauffenberg trató de matar a Hitler con una bomba que llevaba en una valija el 20 de julio de 1944, durante una reunión en su oficina de Prusia Oriental. Hitler se salvó porque alguien corrió la valija a otro sector del salón. Von Stauffenberg y los demás conspiradores fueron ejecutados.

Se habló poco de ese episodio después de la Segunda Guerra Mundial y muchos consideraron a los conspiradores traidores.

La resistencia a los nazis empezó a ser “aceptada reticentemente” en las décadas siguientes, según Johannes Tuchel, director del Centro de Homenaje a la Resistencia Alemana al nazismo. Incluso en la década de 1980 la gente pensaba que el recuerdo del atentado se diluiría. Tuchel dijo que recién en el 2004 una consulta reveló que la mayoría de los alemanes consideraban que la resistencia a los nazis era “importante para nuestra cultura política”.

“Los que participaron en (el atentado) son un ejemplo para nosotros, porque demostraron que seguían su conciencia y dejaron su impronta en una parte de la historia alemana que fue definida por el nazismo”, declaró Merkel la semana pasada en su discurso semanal.

Tuchel dijo que Von Stauffenberg era una “figura simbólica” de la resistencia, un oficial que fue evolucionando, que al principio apoyó las políticas nazis y terminó siendo un feroz opositor al régimen tras la invasión de la Unión Soviética en 1941.

Admitió que la resistencia a los nazis en Alemania fue bastante escasa. En el complot del 20 de julio participaron de un modo u otro entre 200 y 300 personas. Alemania tenía 8 millones de soldados en esa época. De los 1.000 generales y almirantes, apenas “un puñado” se plegó al complot.

El homenaje tendrá lugar en el complejo donde Von Stauffenberg trabajó y fue ejecutado. Busca dar prominencia a la resistencia al régimen de Hitler desde que los nazis tomaron el poder en 1933.

Estudiantes de Múnich formaron el movimiento Rosa Blanca, distribuyendo panfletos exhortando a una “resistencia pasiva” a partir de 1942. Entre sus líderes figuraron los hermanos Hans y Sophie Scholl, que fueron ejecutados en 1943 y también son símbolo de la resistencia.

El así llamado Círculo de Kreisau de Helmuth James von Moltke empezó a trabajar en secreto para poner fin a la dictadura en 1940. Dos años antes, el carpintero Georg Elser había tratado de matar a Hitler y a otros líderes nazis en un evento en Múnich, pero el atentado fue frustrado cuando el líder nazi dejó el salón inesperadamente poco antes de que explotase una bomba.

Tuchel dice que aún hoy los historiadores saben poco de la resistencia y prometió que habrá más investigaciones acerca del papel de las mujeres que se opusieron al nazismo, respondiendo así a pedidos del parlamento.

El 75to aniversario se produce en momentos en que aumenta la cantidad de extremistas de extrema derecha en Alemania y semanas después del asesinato de un funcionario regional del partido de Merkel que había apoyado la política de la canciller hacia los migrantes. Un extremista que ya había estado involucrado en acciones violentas contra los inmigrantes fue detenido bajo sospecha de haber perpetrado el asesinato.

“Estamos obligados a hacer frente a todas las tendencias que quieren destruir la democracia, incluido el extremismo de derecha”, dijo Merkel en su discurso sobre el complot del 20 de julio.

Los historiadores temen que los grupos de extrema derecha y los nacionalistas de la Alternativa para Alemania traten de imponer un relato de la resistencia acorde a sus fines. Una publicidad de la Alternativa dice que “Sophie Scholl votaría por la Alternativa para Alemania”, insinuando que el gobierno de Merkel es una dictadura.

Robert von Steinau-Steinrueck, presidente de la Fundación del 20 de julio de 1944, nacida en 1949 para apoyar a las familias de los conspiradores, denunció esos esfuerzos como “intentos de etiquetado fraudulento, mezclando la oposición bajo la democracia con la resistencia a una dictadura solo porque a alguna gente no le gusta el resultado del proceso democrático”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes