Trump regresa a la realidad en EEUU tras visita a Japón

Los cuatro días de diversión y adulaciones que pasó Donald Trump en Japón llegaron a su fin y el presidente estadounidense regresa a Washington, donde lo espera más trabajo. También lo esperan marañas políticas y legales que, a juzgar por sus tuits, Trump nunca dejó por completo durante su visita a la nación asiática.

En sus cuatro días en Japón, el primer ministro Shinzo Abe agasajó al mandatario con una visita de Estado, luchas de sumo, golf, una visita al nuevo emperador y una cena de seis tiempos.

Trump regresa a Washington para reencontrarse con su enemistad con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y seguramente reanudará sus ataques al aspirante demócrata para 2020 Joe Biden. También vuelve a toparse con las investigaciones demócratas a su gobierno y enfrentándose a una abrumadora lista de desafíos de política exterior.

Los miembros del Congreso, por su parte, en gran parte abandonaron momentáneamente la ciudad para aprovechar el festivo por el Día de los Caídos en Guerra.

En contraste, los últimos cuatro días en la capital de Japón parecieron hechos a la medida de Trump, quien disfruta siendo el centro de atención. El primer ministro japonés Shinzo Abe astutamente organizó la visita con una serie de eventos históricos que pusieron a Trump en el centro.

Abe aclaró que Trump era el invitado de honor _sólo hubo uno_ a lo largo de las festividades del fin de semana y organizó la visita para que Trump fuera el primer jefe de Estado en conocer al nuevo emperador Naruhito de Japón.

En el Palacio Imperial, Trump caminó sobre alfombras rojas durante una pomposa ceremonia de bienvenida. Después, fue el invitado de honor durante una cena de seis tiempos en el palacio.

Trump también se convirtió en el primer presidente estadounidense en asistir a un importante torneo de sumo y el primero en entregar el trofeo de campeonato que creó y llevó con él, llamado "Copa del Presidente". Dijo que esperaba que los japoneses siguieran otorgando la copa durante cientos de años.

Su recibimiento en Washington, en contraste, se verá caracterizado por la amargura con la cual él y el Congreso se fueron de la capital la semana pasada.

Sin embargo, Trump no estará en Washington durante mucho tiempo. Su agenda de viajes de los próximos meses está apretada. Irá al Reino Unido, Francia e Irlanda la próxima semana y regresará a Japón para la cumbre Grupo de los 20 a finales de junio.

"Estoy ansioso de eso", dijo Abe en conferencia de prensa conjunta el lunes con Trump.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes