Por derrota electoral dimite como líder de su partido presidenta de Taiwán

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, renunció este sábado como líder del gobernante Partido Demócrata Progresista (DPP) después de sufrir importantes derrotas en las elecciones de mitad de mandato, un golpe significativo para sus perspectivas de reelección en 2020.

El Kuomintang (KMT), principal partido opositor, ganó terreno enmarcando los comicios como un voto de desconfianza hacia Tsai y prometiendo impulsar la economía así como relaciones pacíficas con China.

Los 19 millones de electores eligieron a sus representantes a nivel local. Se renovarán así los alcaldes de 22 ciudades.

Los comicios representaban un test de medio mandato para Tsai, que se enfrentaba a críticas por reformas internas como los recortes en pensiones pero también a la preocupación por los deteriorados vínculos con China.

"Dimito como líder del DPP. Nuestros esfuerzos no fueron suficientes y decepcionamos a todos nuestros seguidores que lucharon con nosotros. Quiero expresar nuestras más sinceras disculpas", dijo Tsai a los periodistas.

El KMT, que supervisó un deshielo con Pekín antes de que Tsai asumiera el cargo en 2016, declaró haber ganado en 15 de los 22 escaños de la ciudad y del condado. Antes de los comicios, solo gobernaba en seis ciudades. En cambio el DPP, que tenía 13 ciudades, declaró haber ganado en solo seis, perdiendo su bastión tradicional en la ciudad de Kaohsiung por primera vez en 20 años.

Aún tiene que anunciarse los resultados para la alcaldía de Taipei, la capital.

Pekín intensificó su presión militar y diplomática sobre Taiwán desde que Tsai llegó al poder en 2016. China estima que Taiwán es parte de su territorio, que tarde o temprano tendrá que anexar a China continental, mientras que Taiwán se considera un Estado soberano, aunque nunca declaró su independencia.

Tsai se ha negado a reconocer la postura de Pekín de que Taiwán es parte de "una China", a diferencia de su predecesor del KMT, Ma Ying-jeou. Antes de la votación, los funcionarios del DPP repitieron que creían que China se había entrometido en los preparativos de las elecciones a través de una campaña de "noticias falsas".

Este sábado también se celebraron 10 referendos, entre ellos un intento de cambiar el nombre con el que Taiwán participa en las competencias internacionales, una cuestión que ya indignó a China.

Entre los otros referendos, hay consultas a favor y en contra de los derechos de los homosexuales. Los grupos "profamilia" piden que el matrimonio se defina legalmente como la unión entre un hombre y una mujer.

En Taiwán aún no se ha implementado una histórica decisión judicial que legaliza el matrimonio gay, y a los grupos LGTB les preocupa que si gana el referéndum de los activistas conservadores, sus recién adquiridos derechos queden limitados. Aún se desconocen los resultados.

Kwan Chin-shun, una estudiante de 18 años que votó en Taipei, dijo que quería apoyar el referendo por los derechos de los homosexuales. "No hay nada malo en amar a alguien del mismo sexo", dijo a la AFP.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes