Una operación contra tráfico de especies afecta a 92 países

Una enorme operación contra el tráfico ilegal de fauna silvestre y madera ha permitido incautar miles de animales vivos y toneladas de carne y marfil, según indicó el miércoles la agencia internacional de policía Interpol.

Entre los detenidos había asistentes de vuelo que llevaban tortugas en su equipaje y un cazador que compartió imágenes de sus trofeos ilegales en medios sociales. Unos 1.400 sospechosos fueron identificados en todo el mundo, señaló Interpol.

En la operación, llamada Thunderstorm, participaron agencias de policía, aduanas, fronteras, medio ambiente, vida silvestre y forestales en 92 países, indicó el comunicado.

En las 1.974 incautaciones se incluyen 43 toneladas de carne de animales como osos, elefantes, cocodrilos, ballena y cebra; 1,3 toneladas de marfil de elefantes; 27.000 reptiles, casi 4.000 pájaros, 48 primates vivos, 14 grandes felinos y los cadáveres de siete osos, incluidos dos osos polares.

También se incautaron varias toneladas de madera.

“En esta operación, estos países se centraron durante el mes de mayo en toda clase de delitos contra la vida silvestre, ya fueran plantas, animales, madera”, dijo Sheldon Jordan, director general de la agencia canadiense de protección de la vida silvestre. “Los resultados fueron espectaculares”.

Los delitos medioambientales son la cuarta forma de crimen que más dinero mueve en el mundo, señaló, con un valor estimado de 115.000 millones al año.

Dos asistentes de vuelo fueron detenidos en Los Ángeles cuando pretendían viajar a Asia con varias tortugas moteadas en su equipaje personal. Ambos fueron acusados de traficar con una especie protegida.

Por su parte, las autoridades canadienses interceptaron un contenedor con 18 toneladas de carne de anguila llegado de Asia.

También se incautaron 8 toneladas de escamas de pangolín en todo el mundo, la mitad de ellas interceptadas por las autoridades marítimas vietnamitas en un barco que llegó de República Democrática del Congo.

El pangolín, el mamífero más traficado del mundo, está al borde de la extinción porque sus escamas son populares en la medicina tradicional asiática.

Un hombre fue detenido en Israel y espera su deportación a Tailandia después de que compartiera una fotografía en medios sociales que llevó a incautar varios objetos en su vivienda, como restos de zorro, chacal y mangosta.

La operación revela “cómo los grupos que trafican con vida silvestre utilizan las mismas rutas que los delincuentes en otros sectores delictivos, a menudo de la mano de evasión fiscal, corrupción, lavado de dinero y delitos violentos”, explicó el secretario general de Interpol, Juergen Stock.

Antes de la operación se reunió información de inteligencia, y después Interpol y la Organización Mundial de Aduanas coordinaron las intervenciones para actuar en puntos de especial interés como puntos fronterizos de tierra y aeropuertos, así como parques naturales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7