La presidenta de Taiwán anuncia que aspirará a la reelección en 2020

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, anunció hoy su candidatura para los comicios presidenciales de 2020 y descartó la firma de un tratado de paz con China.

Hace solo dos semanas un sector radical de su formación, el independentista Partido Demócrata Progresista (PDP), pidió a la presidenta que no se presentara a la reelección, en medio de los últimos sondeos, que le otorgan el 40 % del apoyo popular.

Tsai es la tercera política en anunciar su intención de ser candidata en los comicios presidenciales de 2020, después del exalcalde de Taipéi, Eric Chu, y el portavoz del Parlamento, Wang Jin-pyng, ambos del opositor Partido Kuomintang (KMT).

Respecto a la firma de un supuesto tratado de paz con China, la presidenta lo descartó al considerar que menoscabaría la soberanía de la isla, ya que exigiría previamente aceptar que Taiwán es parte de China.

"Creo que la sociedad taiwanesa nunca aceptará ningún acuerdo político que destruya o dañe la soberanía nacional y la democracia de Taiwán", afirmó Tsai en una rueda de prensa en el Palacio Presidencial.

El tratado de paz es un objetivo chino desde hace tiempo y que el expresidente Ma Ying-jeou intentó sacar adelante durante sus dos mandatos del 2008 al 2016, pero que ya en esa época encontró fuerte resistencia en la isla.

Ahora, el presidente del opositor Partido Kuomintang (KMT), Wu Den-yih, en una entrevista de radio la semana pasada, anunció que su partido podría firmar un tratado de este tipo si llega al poder en los comicios del 2020.

El Gobierno, tras las palabras de Wu Den-yih, ha preparado un proyecto de ley para exigir que antes de la firma de un tratado de paz con China sea necesario convocar dos referendos, uno consultivo y otro vinculante, y que éstos sean aprobados por mayoría del electorado isleño.

Además, también buscará que se exija un apoyo legislativo del 75 por ciento de los parlamentarios presentes para impedir que la oposición pueda sacar adelante el tratado aunque llegue al poder en 2020.

El gobernante e independentista Partido Demócrata Progresista se opone a la firma del tratado porque eso significaría convertir la disputa de soberanía entre China y Taiwán en una continuación de la guerra civil china, y colocaría a Taiwán como parte de China. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes