Enseñanza y nutrición, ejes de los Centros Comunitarios de Nutre Hogar

Casi dos décadas, ese el tiempo que lleva instruyendo a padres e hijos con el afán de ayudarles a mejorar su calidad de vida. Inició en los talleres de costura enseñando a las mujeres a desarrollar esta tarea para lograr generar el sustento para sus familias.

Pasando por La Pintada, en la provincia de Coclé, se toma la carretera hacia Coclesito. Montaña arriba, aproximadamente una hora de camino hasta llegar a Villa del Carmen. Allí se encuentra el centro comunitario nutricional, donde acuden 40 niños. La responsable es Emia Reyes, quien lleva 17 años formando parte de Nutre Hogar.

De costurera pasó a convertirse en educadora, estimuladora y muchas otras profesiones. Todo gracias a las múltiples capacitaciones que ha recibido durante todos estos años, al igual que las decenas de promotoras a nivel nacional, que integran Nutre Hogar.

En Villa del Carmen, Emia tiene tres años, durante ese periodo ha enfocado sus esfuerzos en orientar a las madres, sobre todo a aquellas en estado de gestión. El objetivo es lograr que tengan una alimentación balanceada para que puedan traer al mundo niños sanos.

Una vez nacen, estos pequeños pasan al centro, donde reciben estimulación temprana. Aproximadamente, cuatro veces al mes las madres acuden con sus bebés. Allí son estimulados, pero también comienza otra etapa para ellas, al recibir orientación en diversos aspectos: nutrición, higiene y más.

Conforme pasa el tiempo, estos pequeños se integran al grupo de los más grandes y comienzan a desarrollar diferentes áreas: social, comunicación, cognitiva y demás. Emia es su maestra y durante la jornada, ellos cantan, pintan con tempera, leen y hacen todo como si estuvieran en una escuela formal.

Por supuesto, en los centros comunitarios la alimentación también es un eslabón importante. Los niños reciben su crema, galleta nutricional y, antes de partir a casa, almuerzan. Aquí las madres también entran en acción, ya que son ellas mismas quienes preparan los alimentos, claro luego de recibir la orientación, pues en algunos casos requieren aprender sobre la elaboración de la comida.

En fin, la misión de los centros comunitarios de Nutre Hogar es prevenir la desnutrición y, a la vez, formar a los pequeños y a sus familias. Gran parte de esta labor se logra gracias al desarrollo de la campaña Los Niños Primero, que este año cumple 22 años ayudando en la labor de prevenir la desnutrición en Panamá.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes