El vino español celebra 25 años del "Spain's Great Match" en Estados Unidos

Las bodegas españolas celebraron en octubre en Nueva York el vigésimo quinto aniversario del "Spain's Great Match", una gran degustación anual que promueve en EE.UU. los vinos nacionales, cuyas exportaciones ascienden a casi 2.000 millones de euros (2.301 millones de dólares) en ese país.

El evento es un escaparate para el vino, la gastronomía y diseño españoles, que han entrado en el mercado estadounidense "con bastante éxito" por su buen hacer, innovación y competitividad, según explicó a Efe la secretaria española de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

"En la primera edición eran unas 200 bodegas las que exportaban al mercado estadounidense y ahora hay más de 900. En los últimos datos disponibles, de 2017, hablamos de casi 2.000 millones de euros en exportación en vinos", desgranó la también presidenta del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

En el evento de hoy en Nueva York, que se celebra en el conocido edificio IAC, diseñado por el arquitecto Frank Gehry, se presentarán maridajes de más de 300 vinos con tapas creadas por los principales restaurantes españoles de la Gran Manzana, así como ejemplos de diseños de interiores premiados.

Además, esa gran degustación coincide por primera vez con un evento paralelo de "networking" llamado "Wine & Design", que pondrá en contacto en torno a la cultura del vino a entre 80 y 100 arquitectos y diseñadores estadounidenses con seis empresas españolas del sector hábitat.

El "Great Match" se celebra siempre en Nueva York y en al menos una ciudad más en EE.UU., diferente cada año, pero esta edición tiene una programación especial: el 11 de julio se realizó una degustación en San Antonio (Texas) y el 8 de noviembre habrá otra en Los Ángeles, en el restaurante Bazaar del cocinero José Andrés.

Y aunque es el "gran orgullo" del ICEX, sostuvo Méndez, el evento se circunscribe a un programa más amplio de promoción de productos "de alta calidad" españoles en EE.UU., con pabellones nacionales en ferias de repercusión, colaboraciones con escuelas culinarias o seminarios más allá de Nueva York, Los Ángeles y Miami.

La secretaria de Estado de Comercio destacó el sentido de unir los tres sectores -vino, alimentos y diseño- para "proyectar la imagen del país" y consideró que en un mercado competitivo como el estadounidense se busca no solo promover el consumo de vino, sino la cultura y la gastronomía españolas.

Preguntada por el posible impacto de las medidas proteccionistas que el Gobierno de EE.UU. ha aplicado a ciertas importaciones, indicó que se "observa una tendencia muy positiva y no hay indicio para pensar que lo vaya a haber", pero la misión de España también es "estar atentos y poner medios para paliar cualquier daño".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes