La Fashion Week de Londres propone una moda masculina joven y provocadora

De los estampados de Pokemon al camuflaje pasando por los cortes superamplios, la Fashion Week de Londres, que el lunes puso fin a tres días de desfiles dedicados a las colecciones masculinas otoño-invierno 2019-2020, presentó propuestas jóvenes y provocadoras.

Desde que los grandes nombres de la moda británica, encabezados por Burberry, abandonaron la Fashion Week masculina para presentar colecciones mixtas en la Fashion Week femenina, esta se ha convertido en foro para los jóvenes creadores, como la estilista de origen nigeriano Mowalola Ogunlesi.

Diplomada en 2017 de la prestigiosa escuela de moda Central Saint Martins, Ogunlesi, que creó el vestuario para un clip del rapero Skepta en 2018, figura entre las estrellas en alza de la escena londinense.

En su pasarela: un vestuario sexy e inventivo que celebra la cultura africana, con estampados animales y pantalones ajustados de talla baja que dejan entrever el nacimiento del pubis.

El próximo invierno será color kaki. Al menos para Christopher Raeburn, estrella británica de la moda ecológica, que crea con ese color pantalones de lona y sofisticadas parkas que se llevan con gorras militares.

El verde es más oliva en el caso de Hussein Chalayan, cuyo guardarropa minimalista de geometría variable propone pantalones con pieza amovibles para adaptarse a los cambios del tiempo.

El gris -acero o antracita- prima también en la colección de este diseñador turcobritánico que lo combina audazmente con motivos de camuflaje amarillo fluorescente.

Jugando igualmente con los contrastes, la estilista danesa Astrid Andersen adereza el marrón otoñal con un azul lleno de vitaminas.

Flexibilidad y cortes superamplios. El joven diseñador británico Craig Green considera que los hombre deben poder moverse con toda libertad, para lo que crea impermeables ligeros y cómodos con capuchas sobredimensionadas que recuerdan a las colas de los vestidos de novia.

En un estilo más serio, su compatriota Edward Crutchley presentó una colección de cortes muy fluidos e inspiración japonesas, con largas chaquetas kimono.

Por su parte, la firma unisex "Art School" volvió a sorprender al público londinense haciendo desfilar a los hombre en vestido y minifalda en su primera colección presentada en solitario en la Fashion Week británica.

Stefan Cooke propuso por su parte dar bolsos de mano a los hombres, negros o transparentes, y finas guirlandas enrolladas al torso.

Conocido por su estilo desenfadado, el británico Bobby Abley encontró la inspiración en el universo Pokemon. Pikachu, Charmander y Squirtle, tres criaturas de la famosa franquicia japonesa, decoran sus sudaderas y los pantalones deportivos que se llevan con zapatos Dr. Martens y sombreros Stetson.

Más oscuro, el chino Xander Zhou fue a hurgar en sus propios "miedos", con intrigantes trajes de pieles falsas estilo yeti, u ornadas con alerones de tiburón, y máscaras de licántropo.

Igual de inquietante, el búlgaro Kiko Kostadinov se inspirió en la película culto de horror japonesa "Ring" (1998): como el fantasma que habita el largometraje de Hideo Nakata, sus maniquíes desfilaron con el rostro tapado por largos cabellos negros.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes