Relojes vintage: La nueva tendencia

La popularidad hacia lo vintage es una realidad y sigue cobrando fuerza. Lo vemos en la arquitectura, la decoración, la música, los juegos, el cine y en especial en el mundo de la moda. Aunque no se trata de algo nuevo, pues a lo largo de la historia han existido momentos de afinidad por las cosas del pasado; en la actualidad esta tendencia ha invadido todos los rincones del diseño como sinónimo de originalidad y distinción.

Vivimos una época en la que recordar viejos tiempos, esos que vivimos e incluso los que no, está en boga. Tanto en la moda como en la tecnología, por ejemplo, hay un resurgir de piezas de los años 80 y 90. Quienes no tuvieron la oportunidad de usarlas las consideran fascinantes y ven en ellas significados profundos; quienes sí las usaron se ven atraídos por la idea de revivir los recuerdos y valores que evocan.

Los millennials pertenecen a una generación que se caracteriza por exaltar la autenticidad y usar marcas con historia y valores. La inclinación por usar ropa vintage o remakes de prendas del pasado, escuchar discos de vinilo o llevar en la muñeca un clásico reloj cuadrado G-SHOCK, son algunos claros ejemplos de que esa tendencia está particularmente arraigada en este grupo generacional.

Inspirada por esta corriente, la marca japonesa hace una mirada retrospectiva a una de sus líneas más emblemáticas y conocidas en el mundo y, a propósito de cumplirse 36 años de haber revolucionado por primera vez la manera de indicar la hora, la reinventa en dos fascinantes modelos: DW-5900-1 y DW-5900BB-1, que buscan traer de vuelta el aspecto de un favorito de siempre con una temática que recuerda las características originales de G-SHOCK.

Estos modelos presumen de un diseño y colores de esfera de los modelos pioneros, que se volvieron a diseñar para las nuevas versiones: el DW-5900-1 de estructura negra con detalles en blanco y rojo y el DW-5900BB-1 en negro mate total, ambos son modelos neoclásicos increíblemente versátiles que los convierten en una elección perfecta para la moda urbana, la pasarela, los deportes y cualquier otro estilo imaginable.

Entre las funciones básicas, además de su emblemática resistencia absoluta a impactos y al agua hasta 200 metros de profundidad, se incluyen un temporizador y un cronómetro, junto con una luz de fondo electroluminiscente y mucho más. Sus tres esferas gráficas digitales son similares a las que venían con la exitosa serie DW-6900 de hace 36 años y recrean un aspecto distintivo para el 2019.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes